A sus 58 años, el Covid la orilló a prostituirse

Publicado por

Tapachula.- En el estado más pobre de México y en la segunda ciudad más importante con mayor número de casos de Covid-19, Ana María, una mujer transexual originaria de Honduras, se prostituye desde hace siete meses que llegó a la perla del Soconusco.

En esta ciudad fronteriza, hay trabajadoras sexuales migrantes de El Salvador, Guatemala, Honduras y mexicanas en su mayoría de la tercera edad que están trabajando.

Ana María dijo que salió de su país huyendo de la violencia, cobro de cuotas, la discriminación, la pobreza y utilizando el sexo servicio como la única forma de obtener dinero para cruzar Centroamérica e internarse a México.

“Es mucho más difícil y complicada por el mismo motivo, por ser personas transexuales, ser diferentes según la sociedad a ellos. No nos dan el apoyo y no nos permiten hacer un trabajo honrado, digno y aportarle a la nación, entonces tenemos que dedicarnos a esto”.

La extranjera denunció que en Chiapas la población las discrimina, les lanzan huevos, piedras, harina y alcohol. “Ahora con la pandemia los ciudadanos nos gritan que llevamos el virus a los clientes”.

El coronavirus ha obligado a mujeres de la tercera edad que se dedicaban al trabajo del hogar a ser sexoservidoras. El cierre de bares y cantinas en los últimos tres meses las dejó sin empleo y sin dinero para mantener a sus familias.

Esperanza Macías tiene 58 años y tiene que mantener a dos nietas. La mujer de edad avanzada señaló que anteriormente era trabajadora doméstica, pero sus patrones se fueron de la ciudad y por ese motivo tuvo que dedicarse a la prostitución para buscar el sustento económico.

De acuerdo con la organización brigada callejera, las autoridades federales no se han acercado a brindarles alguna asesoría a las sexoservidoras, ni tampoco a entregarles medicamentos o despensas.

En Chiapas, la pandemia no ha detenido la prostitución, porque es vivir o morirse de Covid-19 porque son personas que tienen que vivir el día a día y si no trabajan no cuentan con un sustento para sus familiares. (Fuente: Juan Manuel Blanco/Quadratín Chiapas)