Inicia FGE investigación contra síndica de Pijijiapan

Publicado por

Luego de la denuncia presentada por el H. Ayuntamiento de Pijijiapan, la Fiscalía General del Estado (FGE), a través de la Fiscalía de Distrito Istmo Costa, inició carpeta de investigación en contra de una servidora pública de ese municipio por omisión de responsabilidades en materia sanitaria y protección civil, al realizar un evento en el marco del Plan Estatal Emergente COVID-19, informó el fiscal general Jorge Llaven Abarca.

Durante su intervención en la Mesa de Seguridad Estatal que todos los días encabeza el gobernador Rutilio Escandón Cadenas en Palacio de Gobierno, el fiscal general dio cuenta de que este órgano de procuración de justicia persigue la conducta mencionada al vulnerar la norma prohibitiva y poner en situación de riesgo a la población.

Afirmó que después de recibir la denuncia por parte el H. Ayuntamiento Municipal, esta Fiscalía comenzó las diligencias de gabinete y de campo en contra de la indiciada al realizar reuniones de personas haciendo caso omiso a las recomendaciones de los consejos Nacional y Estatal de Salud, por lo cual la FGE deslindará responsabilidades toda vez que no se establecieron las medidas necesarias que tuvieran por objeto prevenir el contagio y la propagación del COVID-19.

Como lo informamos en este medio el 19 de mayo pasado, la síndica del ayuntamiento de Pijijiapan, pese a las restricciones por el coronavirus Covid-19, organizó una ‘discreta’ fiesta en el patio de su casa.

Con lo que no contó la funcionaria, quien responde al nombre de Amada Cortés Ruiz, fue con que sus vecinos reportaran lo que ocurría y pidieran la presencia de las autoridades.

Cuerpos policiacos y hasta la Guardia Nacional se apersonaron en el domicilio de la funcionaria para pedirle que suspendiera la reunión, pero Cortés Ruiz ‘charoleó’ y les dijo a los guardianes del orden que cuál era el problema si no estaba escandalizando, así que prosiguió con la fiesta. 

Fue tal la altanería y amedrentamiento de doña Amada, que los uniformados no hicieron nada y optaron por irse.

Los vecinos, extrañados y molestos, cuestionaron que en Pijijiapan la gente tenga que obedecer las instrucciones de las autoridades de quedarse en casa para mitigar los contagios por coronavirus, mientras personas como la síndica violan las disposiciones sanitarias impunemente y a la vista de todos.

Al conocer lo ocurrido, muchos pijijiapanecos se dijeron indignados y lamentaron que la ley no sea pareja para todos.